Masaje Ayurvédico

El masaje ayurvédico es un tipo de masaje que se realiza para promover y estimular el bienestar psicofísico del individuo.

Según la filosofía ayurvédica, la técnica de manipulación utilizada para realizar el masaje en cuestión representa el medio por el cual es posible lograr el equilibrio y la perfecta armonía entre cuerpo y mente. Siempre de acuerdo con el Ayurveda, de hecho, cada parte del cuerpo está influenciada por tres bioenergías principales, los llamados doshas (llamados Vata, Pitta y Kapha). Por lo tanto un desequilibrio de estas energías daría lugar a la aparición de diferentes tipos de trastornos, variables según el dosha de que se trate y la parte del cuerpo afectada.

El masaje ayurvédico implica la ejecución de manipulaciones en diferentes zonas del cuerpo.  Además de favorecer la circulación sanguínea, mejora la circulación de los fluidos vitales con el consecuente logro de una nueva armonía entre cuerpo y mente.

Sin embargo, según el Ayurveda, la ejecución del masaje en cuestión – además de reequilibrar mente y cuerpo- también puede ser útil para contrarrestar diferentes tipos de dolencias, entre las que recordamos:

Tensiones musculares;

Insomnio;

Estados de ansiedad y estrés;

Dolores articulares;

Dolor de cuello

Dolor de cabeza;

Hinchazón de piernas y pies.

Celulitis y adiposidad localizadas;

Alteraciones en la circulación sanguínea y linfática.

Niños

La medicina tradicional india incluye el uso de masajes ayurvédicos incluso en niños. El masaje, debidamente realizado por un masajista experto, debe favorecer la relajación en caso de cólicos y dolores o molestias provocados por el crecimiento de los primeros dientes.

Mujeres embarazadas

Así como existen mensajes ayurvédicos específicos para niños, también hay uno para mujeres embarazadas. En detalle, se trata del masaje Garbabhyangam, que se practica con el fin de aliviar el estrés y la tensión muscular provocada por la gestación.

¿Cuáles son los beneficios que aporta el masaje ayurvédico?

Además de restablecer la armonía y el equilibrio entre cuerpo y mente, este tipo de tratamiento es capaz de aportar numerosos otros beneficios, tanto físicos como psíquicos.

Beneficios físicos

En cuanto a los posibles beneficios ejercitados a nivel físico, el masaje ayurvédico ayuda en:

Reducir la tensión muscular;

Contrarrestar los dolores musculares y articulares;

Eliminar la fatiga muscular;

Promover y estimular la circulación sanguínea y linfática;

Promover la pérdida de peso;

Reducir la celulitis;

Promover la eliminación de toxinas.

Beneficios psíquicos

Sin embargo, en lo que respecta a los posibles beneficios psíquicos, el masaje ayurvédico es capaz de:

Aliviar el estrés;

Contrarrestar tensiones, cansancio y fatiga mental;

Promover la relajación;

Reducir los estados de ansiedad (claramente, en presencia de ansiedad no patológica).