Masaje Craneosacral

El masaje cráneo-sacral consiste en una serie de ligeros toques sobre los huesos craneales y sobre la columna vertebral, con el fin de estimular el impulso rítmico cráneo-sacral que, gracias al LCR encefalorraquídeo, se comunica con el sistema nervioso central.

El masaje cráneo-sacro garantiza beneficios a todos los niveles. Desde un simple antiestrés, es capaz de reequilibrar la postura, los músculos, el sistema gastrointestinal y mejorar la respiración. Es adecuado en el tratamiento de dolores de espalda, ciática, reumatismo, escoliosis, traumatismos en el parto, latigazo cervical, migrañas, mareos y problemas en la articulación de la mandíbula.

El masaje actúa profundamente sobre el sistema nervioso, influyendo en el sistema hormonal y en el sistema inmunológico, favoreciendo la armonía de los estados psicológicos y emocionales. La terapia craneosacral es delicada y segura. Por este motivo, se suele recomendar en circunstancias consideradas de riesgo, como el embarazo, tras una operación o accidentes.

Gracias al carácter no invasivo de la técnica, el masaje cráneo-sacral se puede practicar en recién nacidos, ancianos y embarazadas. Este tratamiento es adecuado para tratar trastornos o patologías, de origen físico o psicológico. Las personas afectadas por autismo, estrés, depresión, dislexia, dificultades de aprendizaje, trastornos nerviosos, hiperactividad, insomnio y traumas diversos encuentran beneficio en el tratamiento. Aunque no experimente ninguna de estas dolencias, un paciente genérico puede acudir a este tipo de tratamiento para recuperar energía y vitalidad.