Preparar la piel para el verano

Piel en verano: cómo cuidarla

La piel en verano está sujeta a grandes factores de estrés: el calor, los rayos UV, la salinidad del mar que la seca y tiende a deshidratarla.

La piel de todo el cuerpo es un gran indicador de la salud general del organismo. Una serie de factores externos e internos pueden provocar un debilitamiento general.

Exfoliar la piel, cuidarla, mantenerla hidratada y nutrida son las acciones fundamentales a poner en práctica a través de una serie de pequeños trucos.

La transición del invierno al verano es la más delicada para el cuerpo. De hecho una temporada de invierno fría, húmeda y ventosa puede haber alterado tu dermis. Especialmente la de la cara. También puede haber traído consecuencias. Por ejemplo, es probable que llevar ropa de tejidos sintéticos te haya deshidratado la piel, o que los pantalones muy ajustados te hayan dejado retención de agua a la altura de las piernas y los glúteos.

En todos los casos, independientemente de las condiciones físicas en las que llegues al verano, es importante que antes de la exposición al sol la piel esté preparada para disfrutar de sus beneficios. Antes de la exposición al sol, es necesario curar la piel de las secuelas que ha dejado el invierno: capilares dilatados, deshidratación, tez apagada y algunos puntos negros de más.

Preparar la piel en verano: rostro

Para broncearte de la forma correcta y saludable sin causar daño y poder obtener un cutis radiante y uniforme, puedes seguir diferentes estrategias. Es importante recalcar que no basta solo con cuidar el aspecto externo de la piel. También se debe nutrir desde el interior. Su apariencia exterior, de hecho, es en gran medida consecuencia de su alimentación o, viceversa, de su mala salud.

Por ello podemos cuidar el buen estado de la dermis prestando especial atención a:

La piel del rostro es sin duda la más delicada y requiere más cuidados que la del cuerpo. En primer lugar, es el que está más expuesto a las inclemencias del tiempo y a los daños que puede causar el frío. En invierno, la piel de la cara tiende a secarse y agrietarse debido al clima frío y al viento. Además, en invierno solemos maquillarnos más que cuando llega la estación cálida, otro factor que puede alterar el equilibrio de la piel en los meses más fríos.

Las normas para mantener la piel del rostro sana son siempre válidas, para todas las épocas del año. En primer lugar, es fundamental proporcionar una correcta limpieza e hidratación. 

Los pasos obligatorios de la limpieza facial son, de hecho:

Limpieza: mediante el uso de leches o geles limpiadores adecuados a tu tipo de piel

Skintimes Face Cleanser
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.

Uso de un tónico: para una acción astringente de los poros

Academie Tónico Purificante 200 mL
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.
Aplicación de crema hidratante
Academie Crema Reparadora Eclipsa 50ml
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.

Otra herramienta útil para revitalizar la piel del rostro es el uso de un exfoliante.

Los exfoliantes son eficaces porque eliminan la capa superficial de la epidermis, limpiándola de células muertas. El exfoliante suele cumplir dos funciones principales: la de eliminar las células muertas y la de rehidratar la piel del rostro con sus componentes grasos.

Se aplica sobre el rostro recién humedecido, aproximadamente una vez por semana, según las necesidades. Se extiende con movimientos circulares y una ligera presión para «rascar» las células muertas de la piel y las impurezas, como los puntos negros. Luego hay que enjuagar, limpiar y aplicar la crema hidratante.

Antes de la exposición al sol

Como se hemos mencionado anteriormente, las reglas básicas para el cuidado de la cara siempre se pueden utilizar, en todas las estaciones. Concretamente, sin embargo, cuando se acerca el verano conviene prestar especial atención a algunos pasos a seguir antes de la exposición al sol para conseguir el mejor bronceado.

Los pasos clave para prepararte para la temporada de verano y poder conseguir un bronceado dorado y uniforme son:

Tome suplementos a base de betacaroteno:

el betacaroteno, tomado primero durante un mes y luego también durante la exposición al sol. Es útil para la producción de melanina y para preparar la piel para la luz solar.

Fortalecedor y Prolongador del Bronceado
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.

Hidrata:

beber la cantidad adecuada de agua en función de tu cuerpo – dos litros son aproximadamente la cantidad ideal – es esencial para darle a la piel la nutrición interna adecuada.

Hidratar la capa superficial de la piel:

además de la hidratación interna, es buena idea aplicar una crema hidratante en el rostro todos los días, después de haber realizado todas las operaciones de limpieza con los productos más adecuados para tu tipo de piel.

Esencia Floral Rose Beauty en crema
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.

Durante la exposición al sol

La piel en verano está ciertamente sujeta a grandes factores de estrés: el calor que la hace sudar, los rayos UV que la golpean, la salinidad del mar que la seca y tiende a deshidratarla. Si, por tanto, el rostro debe cuidarse a fondo durante todo el año, el cuidado de la piel debe permanecer constante durante la exposición al sol, es más, si es posible, se le debe prestar más atención.

Por esta razón, es bueno tomar suplementos dietéticos a base de betacaroteno y vitamina E incluso durante la exposición al sol. Pero el factor más importante en verano es sin duda la protección. Hay que aplicar siempre un protector solar durante el verano y no solo es la regla principal para conseguir que los rayos no dañen la piel.

Desafortunadamente, los rayos UV son los peores enemigos de la salud de la piel del rostro. Por esto hay que crear una pantalla facial con cremas solares que tengan un factor de protección alto o medio-alto. Para las primeras exposiciones al sol, cuando la piel aún está muy clara, se recomienda utilizar una pantalla total, 50+. 

No te preocupes por tu bronceado: incluso con una protección muy alta, la piel podrá broncearse. 

No obstante, cuando, pasado un tiempo, la piel ya esté acostumbrada al sol y, sobre todo, ya haya alcanzado un cierto bronceado, puedes decidir disminuir ligeramente el factor de protección. Sin embargo, es recomendable nunca bajar de un SPF 30. También puedes seguir tomando suplementos a base de betacaroteno y vitaminas A y E que ayudan a estimular la melanina, oxigenan la piel y también evitan la oxidación.

Por último, si pasas mucho tiempo en el mar durante las vacaciones de verano, es probable que la salinidad y el viento tiendan a resecar la piel. Para remediar este problema es recomendable, de vez en cuando, aplicar una mascarilla hidratante después de tu rutina de belleza habitual. Por ejemplo, durante dos noches a la semana, limpiar el rostro, aplicar una mascarilla muy hidratante. Así se devuelve la nutrición a la dermis del rostro. Luego continua con el tónico y la crema hidratante.

piel en verano

Cómo preparar la piel en verano: cuerpo

Normalmente, el error que comete la mayoría de la gente cuando llega el verano es querer entender cómo broncearse rápidamente, sin reflexionar sobre las ventajas de la exposición gradual al sol. La temporada de invierno a menudo deja atrás la retención de agua localizada, tez apagada y células muertas. Por lo tanto, se deben poner en marcha una serie de estrategias para cada uno de estos problemas.

La acumulación de grasa localizada y la retención de agua es una de las consecuencias más comunes y antiestéticas que deja el invierno. En la mayoría de las mujeres, es común la celulitis localizada en la parte externa de los muslos y las nalgas. Así como la hinchazón en el abdomen y las caderas debido a la retención de líquidos. Para combatir eficazmente estas imperfecciones antes de la exposición al sol, que aún ayudarán a eliminar el exceso de líquidos, prepárate con los productos adecuados.

Las envolturas de barro suelen ser una buena solución a este problema. 

Los efectos serán evidentes y la piel de tu cuerpo estará perfectamente preparada para recibir todos los beneficios del sol.

Tratamiento exfoliante corporal y envoltura reductora
Para la correcta visualización, debe aceptar las cookies.

En cuanto a las células muertas, es necesario exfoliar la piel en profundidad. Por esto es el momento mejor para una exfoliación corporal profesional. 

Antes de la exposición al sol

La piel de todo el cuerpo debe estar debidamente preparada para la exposición solar.

Las formas de hacerlo son muchas y variadas. Sin embargo, es absolutamente fundamental ayudar a la piel desde el interior. Sigue una dieta basada en alimentos que aumenten el aporte de betacaroteno y vitamina A, útiles para la producción de melanina. Una dieta basada en estos componentes es también un alimento saludable adecuado para la época de calor. Entre los alimentos más ricos en vitamina A y betacaroteno:

melón

albaricoque

pescar

sandía

espinaca

zanahorias crudas

perejil

lechuga de achicoria

tomate

No es casualidad que muchos de estos alimentos sean de color naranja y amarillo. De hecho, son los mayores potenciadores de melanina. Además, las frutas y verduras tanto antes como durante la exposición solar ayudan a rehidratar los tejidos, mantener elevados los niveles de sales minerales y combatir la oxidación de la piel por la acción del sol.

Otra estrategia que sin duda puede ayudar al estado de la piel antes de la exposición solar es la actividad física. Te ayudará a eliminar toxinas y reoxigenar la piel de todo el cuerpo. Incluso 30 minutos al día son suficientes, ya sea una caminata rápida, un trote o un curso de entrenamiento completo. Así podrás lograr el objetivo de una piel purificada desde el interior y visiblemente más saludable por fuera.

Preparar la piel en verano durante la exposición al sol

No debemos cometer el gran error de considerar la piel del cuerpo mucho menos delicada que la del rostro. Gran error, pero sobre todo causa de mucho daño. Proteger la piel del cuerpo, especialmente en determinadas zonas como el escote, los hombros, el abdomen, es fundamental. Evita los daños causados ​​por el sol, desde quemaduras hasta el envejecimiento cutáneo. Por estos motivos, durante la exposición al sol es necesario aplicar cremas protectoras por todo el cuerpo y, según la zona, aplicarlas con diferentes factores protectores.

El escote, por ejemplo, es una zona muy delicada, sobre la que se debe aplicar una crema protectora SPF 50, al igual que el rostro. De hecho está expuesto a los rayos UV tanto como el de la cara. Desafortunadamente es muy común y generalizado que uno se queme en esa zona por falta de cuidado. Del mismo modo, los hombros y el abdomen se encuentran entre las zonas del cuerpo más expuestas al sol y deben protegerse con cremas SPF 30 y 50.

Es muy importante recordar volver a aplicar el protector solar de vez en cuando, especialmente si, estando de vacaciones junto al mar, te bañas a menudo. En el caso de que, luego, estés distraído y vuelvas a casa con una quemadura solar, la sugerencia es aplicar un gel de aloe después de la ducha. El aloe vera puro, tal como se encuentra en geles, tiene entre sus beneficios el calmante y cicatrizante, por lo tanto, la acción adecuada para tratar las pieles estresadas y dañadas por el sol.

También hay aceites esenciales que ayudan a tratar las quemaduras solares. 

En nuestro centro de masaje y estética en Barcelona realizamos todo tipo de tratamientos para preparar tu piel en verano. Además te ofrecemos una amplia gama de productos naturales para el cuidado de tu cuerpo. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta