bronceado perfecto

Bronceato perfecto: los 5 trucos de los profesionales

¿Sueñas con un bronceado perfecto, intenso, uniforme, saludable y duradero?

A continuación descubrirás cómo conseguirlo siguiendo unas simples recomendaciones.

1. Preparar la piel para un bronceado perfecto

Para promover un bronceado perfecto es muy aconsejable preparar la piel antes de la exposición al sol. Por esto, puedes usar un exfoliante en la cara y el cuerpo en el período anterior a las vacaciones y al menos una vez a la semana. Así se eliminan las llamadas «células muertas», evitando así un bronceado «irregular».

Todo lo que tienes que hacer es distribuir el producto de manera uniforme y masajear con movimientos circulares y delicados de abajo hacia arriba, sin olvidar las áreas críticas como las axilas y el interior de las rodillas. Luego enjuagarte con agua fresca y aplicar su tratamiento humectante favorito.

Ventajas de la exfoliación corporal

La exfoliación es el ritual esencial para eliminar las células muertas de nuestro cuerpo, en particular las áreas más expuestas a agentes externos.

  • Limpia la piel de impurezas: la exfoliación estimula la regeneración celular y la microcirculación sanguínea superficial.
  • Elimina las imperfecciones y ayuda a unificar el tono de la piel.
  • Previene el envejecimiento prematuro: durante la exfoliación se acelera la regeneración celular y se activa la circulación sanguínea, esto permite que la piel reciba más nutrientes y oxígeno.
  • Desintoxica: ayuda a estimular el correcto funcionamiento del sistema linfático para eliminar toxinas a través de los poros de la piel. Además, la piel parece mucho más suave, más brillante y más uniforme.

En nuestro centro de estética en Barcelona ofrecemos tratamientos de exfoliación corporal para regenerar tu piel y masajes con aceites esenciales para proporcionar una hidratación profunda a tu cuerpo.

Para preparar la piel para la exposición desde el interior, también es útil tomar, al menos un mes antes, un suplemento rico en carotenoides y antioxidantes.

2. Exponerse gradualmente y en los momentos correctos

Para alentar la producción de melanina, sería bueno exponerse gradualmente en los primeros días. Por lo tanto, es mejor tener una exposición corta pero constante en comparación con sesiones interminables al sol, que pueden causar quemaduras.

De hecho, el bronceado de los primeros días se debe a la melanina ya disponible en la epidermis, pero está destinada a desaparecer en poco tiempo. Además, es suficiente exponerse al sol durante un máximo de 45 minutos al día, ya que más allá de este límite no se produce más melanina.

Para obtener un bronceado perfecto mientras se preserva la salud de la piel, hay que evitar las horas centrales del día. De hecho el mejor momento es por la mañana hasta las 11 y por la tarde después de las 16. Además si te mueves el bronceado será más homogéneo.

3. Dieta e hidratación

Para promover una buena pigmentación de la piel, es ideal adoptar una dieta rica en betacaroteno y vitaminas C, E y A al menos un mes antes de la exposición.

Así que adelante con frutas de temporada (albaricoques, melocotones y melón) y zanahorias, pimientos, tomates y frutas secas. Para ayudar a que la piel se mantenga hidratada, es esencial beber al menos 1.5 o 2 litros de agua por día (o jugos naturales y centrifugadoras).

Cuando la alimentación por sí sola no es suficiente, también es posible recurrir a suplementos solares específicos, basados ​​en extractos naturales y vitaminas antioxidantes. Como por ejemplo el Bronzea’t de TweeG, a base de Betacaroteno, L-Tirosina, L-Cistina., Vitamina B.

4. Protección adecuada

Para broncearse bien sin correr el riesgo de quemarse y pelarse, siempre debes utilizar un protector solar adecuado a tu tipo de piel.

El producto solar que eligas debe ser capaz de proteger de todo tipo de radiación ultravioleta (UVB, UVA corto y UVA largo); ser
fotoestable (es decir, que no cambia con la luz); seguro, no tóxico y no sensibilizante; resistente al agua (o «muy resistente al agua») y al sudor; Fácil de aplicar y agradable en la piel.


Otros factores que pueden influir en la efectividad del protector solar

Fototipo. Las personas con piel clara de piel blanca (especialmente las personas con pecas y cabello rubio o rojo) deben ser particularmente diligentes al aplicar protector solar (o proteger su piel con ropa y sombreros).
Duración y tiempo de exposición esperada
Altitud. Se estima que la radiación UV aumenta en un 4% por cada 1000 metros de altitud. Por lo tanto, en altitudes más altas, se debe aplicar protector solar y volver a aplicarlo más a menudo
Latitud. la intensidad del sol se vuelve mayor si te acercas al ecuador, por lo tanto, también debes adaptar tus estrategias de protección solar.
Características climáticas. Los altos niveles de temperatura y humedad desencadenan una mayor transpiración, disminuyendo la efectividad potencial del protector solar.
Edad Los niños y los ancianos requieren un mayor factor de protección.
Presencia de cualquier superficie reflectante La arena, la nieve, el hielo y el agua pueden reflejar hasta el 80% de los rayos UV, intensificando la exposición (radiación reflejada).
La ingesta simultánea de medicamentos o la presencia de cualquier patologí
a puede aumentar la sensibilidad al sol.

5. Cuidados después del sol

Un bronceado perfecto y homogéneo requiere la hidratación adecuada de la piel que, especialmente en el mar o en la piscina, está sujeta a la acción desecante del viento, el cloro y la sal. Es por eso que después de cada «baño de sol», en la noche después de la ducha, es bueno rehidratar la epidermis con un producto específico. Los aceites esenciales son útiles para mantener la piel suave e hidratada y ejercen una acción calmante y refrescante. Por ejemplo el aceite de argán es muy indicado para hidratar y reparar las células después de la exposición al sol.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta